Daños y robos en aparcamientos

daños robos aparcamientos parking

Los daños y robos en aparcamientos o parkings son desafortunadamente bastante comunes, y en la mayoría de casos el usuario que los sufre desconoce qué derechos tiene y cuál es el mejor procedimiento para obtenerlos. En este artículo respondemos a algunas de las preguntas más importantes en relación con esta materia, y ofrecemos varios consejos que servirán para saber qué hacer en cada momento.

Quién responde de los robos en aparcamientos

Lo primero que hay que tener en cuenta es que siempre que hablamos de aparcamiento lo hacemos de aquel que, sea público o privado, se origina con un pago (sea anterior o posterior) y con un servicio por parte del propietario del parking. Los estacionamientos ordinarios o de “zona azul” no entrarían dentro de estos supuestos, pero sí los parkings de pago o los situados en centros comerciales.

En materia de robos, el propietario del parking se debe de hacer cargo de todas las cosas que sean propias del vehículo y que no se puedan sustraer fácilmente de él. Las ruedas, los sillones, la radio si no se puede quitar sencillamente, y por supuesto el propio vehículo entran dentro de las cosas por las que el propietario debe de responsabilizarse. Objetos como ropa, portátiles, móviles y demás que no estén relacionados con el vehículo no serán de responsabilidad del propietario, incluso en los casos en los que estén totalmente ocultos o guardados en el maletero.

En materia de daños, la norma general es que el propietario del parking se debe de hacer cargo de todos los que sufra el vehículo mientras se encuentre estacionado en su plaza de aparcamiento. Los daños originados por otro conductor, por desprendimientos o por robo, entre otros, serán de responsabilidad del propietario. Así y por ejemplo, si alguien rompe la cerradura y el cristal de un vehículo para robar un teléfono móvil y un abrigo, el usuario podrá reclamar la reparación de la cerradura y el cristal, pero no que se le pague el valor de las cosas robadas.

Procedimiento para reclamar los daños en aparcamientos

No existe un procedimiento legal como tal, pero como siempre lo mejor es empezar tratando de arreglar el asunto por la vía amistosa. Muchas veces una conversación con el dueño del parking o la emisión de una carta certificada será suficiente para conseguir que se responsabilice de lo que le corresponde. Piénsese que el propietario del aparcamiento debe de tener contratado un seguro de responsabilidad civil, así que tampoco va a verse obligado a pagar la indemnización de su propio bolsillo.

Si a pesar de ello el dueño se muestra contrario a pagar, habrá que acudir a los tribunales y/o a los organismos de consumo. Tanto en uno como en otro caso lo recomendable es ponerse en manos de un abogado, aunque se puede prescindir de el salvo que se quiera ir por la vía de los tribunales y el valor de lo reclamado sea de más de 2.000€.

Consejos finales

Desde el primer momento en el que se sepa que se han sufrido robos o daños, dos cosas a hacer sin pausa: mantener la calma, y hacer fotos del estado del vehículo tanto por dentro como por fuera.

Cumplir con todas las obligaciones del aparcamiento y sobre todo pagar la tarifa que corresponda si aún no se ha hecho. Si no se paga el servicio se le está dando al dueño la excusa perfecta para no responsabilizarse de los daños.

Guardar todos los tickets, facturas y demás documentos que puedan servir como prueba.

Solicitar una hoja de reclamaciones y cumplimentarla dando parte de lo sucedido. Para ello es recomendable pedir la póliza del seguro del aparcamiento y los datos de la empresa, de forma que si no entregan estos documentos se debe de incluir por escrito en la propia hoja.

Tener siempre a mano la idea de llamar a la policía si hace falta, sea por seguridad o por necesidad. Cumplimentarán un atestado bastante completo que podrá servir como prueba en situaciones futuras.

Conclusión

Hasta aquí todo lo relacionado con los robos en los aparcamientos. La función de los parkings privados no se limita a mantener el vehículo en la plaza correspondiente, sino que también deben de vigilarlo y custodiarlo. En los casos en los que esos deberes no se cumplan y se produzca un perjuicio para el consumidor, la reclamación (sea amistosa o judicial) tendrá muchas posibilidades de ser favorable.

Álvarez Ramos Abogados

abogados de consumo

Comparte esta entrada:

2 Comentarios

  1. Xavier Jardí 27 junio, 2018 Responder

    Si el parking es de un centro comercial pero gratuito, sin tiket ni nada, también en caso de robo se puede reclamar?

    • Miguel Álvarez Ramos 27 junio, 2018 Responder

      Buenos días Xavier.

      No. Si el parking es gratuito se entiende que se encuentra ofrecido a modo de liberalidad por la empresa que sea, de forma que no se le puede obligar a, además de ofrecer dicho servicio sin ánimo de lucro, hacerse responsable de todo lo que ocurra en relación al mismo. Si no hay precio no hay contrato de custodia del vehículo, y por lo tanto no se puede reclamar nada en este sentido.

      Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*