La fase de liquidación en el concurso de acreedores

liquidacion concurso acreedores

Probablemente la fase más importante dentro del concurso de acreedores sea la de liquidación, por dos razones muy claras (entre otras muchas): primero, porque es en esta fase y no antes cuando se declara de facto la imposibilidad de la empresa de seguir adelante con sus funciones; segundo, porque es el momento en el que los acreedores pueden aspirar a cobrarse parte o total de sus créditos con los activos de la empresa concursada. Analizamos todo esto y más en el siguiente artículo.

El comienzo de la fase de liquidación y sus efectos.

La fase de liquidación del concurso de acreedores se encuentra recogida en los artículos 142 y siguientes de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, y comienza con la apertura de la fase de liquidación. Esta apertura puede ser realizada por el propio deudor cuando lo considere conveniente o de oficio por el tribunal competente cuando se den determinadas circunstancias. Sea la forma en que se abra, la fase de liquidación produce en la empresa concursada los siguientes efectos:

  • Se suspenden todas las facultades de administración y disposición del patrimonio de la sociedad, tanto para los administradores como para sus socios.
  • Se produce el cese de los administradores ordinarios, que serán sustituidos por la administración concursal.
  • Se disuelve la sociedad, que tras su fase de liquidación dejará de tener personalidad jurídica.

La liquidación de los bienes del concurso

Una vez la fase de liquidación comienza, la administración concursal tratará de liquidar los bienes propiedad de la empresa de la mejor forma posible. Para ello se creará un plan de liquidación que se presentará al juez encargado del concurso y en el que se expresarán las condiciones y características de los bienes y la forma en la que, según la administración concursal, deberán de enajenarse.

Se buscarán y crearán subastas en las que tanto los propios acreedores como terceros puedan participar, y se realizarán ofertas directas de venta para posibles interesados en adquirir los bienes de la empresa. Se intentará también, siempre y cuando sea posible, la venta total de la empresa a posibles interesados, con sus activos y sus pasivos. La única excepción a estas operaciones, eso sí, será la de adquisición de los bienes por parte de los administradores concursales. La ley les impide adquirir por sí mismos o por terceras personas interpuestas los bienes de cualquier concurso de acreedores que se encuentren administrando.

Cada tres meses y al final de la fase de liquidación, los administradores concursales deberán de emitir informes sobre el estado de la misma al juez encargado del concurso. En este informe se evaluará el estado de liquidación de los distintos activos, así como los procesos de compraventa y subasta en el que se encuentren inmersos.

Una vez liquidados los bienes concursales (o la mayoría de ellos) se llega a la fase final del concurso de acreedores.

El pago a los acreedores.

Con el dinero procedente de la liquidación se llega al pago de los distintos acreedores del concurso. El pago se hará según orden estricto de clasificación de los diversos créditos (se puede consultar más información sobre ello en este artículo de nuestro blog), comenzando por los créditos contra la masa, siguiendo por los privilegiados y ordinarios, y finalizando con los subordinados.

En caso de quedar acreedores sin cobrar (lo cual suele ocurrir en prácticamente todos los concursos que llegan a fase de liquidación) los créditos desaparecerán junto a la disolución de la empresa. Los administradores podrán tener obligación de hacerse cargo de ellos en caso de que el concurso haya sido declarado como de mala fe, pero en la práctica es algo que no ocurre con frecuencia.

Conclusión

Y de esta forma acabamos con la explicación de las partes fundamentales del concurso de acreedores. Hemos hablado ya de la declaración de concurso, de los administradores concursales, de la clasificación de créditos concursales, y ahora de la fase de liquidación. Nos quedarían unas palabras referentes a la fase de convenio, que llegarán en posteriores artículos.

Álvarez Ramos Abogados

abogados concursal malaga

Comparte esta entrada:

4 Comentarios

  1. Pablo 30 marzo, 2019 Responder

    Se puede obligar al administrador a que facilite los informes trimestrales a los acreedores, en el caso de que estos no se hayan personado en el juzgado?.
    El hecho de no personarse es por no hacer más gastos.

    • Miguel Álvarez Ramos 1 abril, 2019 Responder

      Buenos días Pablo.

      No, no es posible. Se le puede exigir la declaración del concurso y que por supuesto tenga en cuenta el crédito que se comunica y lo califique según considere (con fundamento en la ley). Pero los informes trimestrales, salvo que el administrador concursal por sí mismo los quiera entregar, pertenecen a aquellos documentos a los que solo se puede acceder mediante la personación del acreedor en el juzgado.

      Un saludo.

  2. Adri 15 enero, 2019 Responder

    Excelente explicación pero me surge una duda.
    Qué riesgos tiene para un tercero comprar en la fase de liquidación? Se compra el activo sin cargas o se ha de responder también a la deuda?
    Muchas gracias

    • Miguel Álvarez Ramos 16 enero, 2019 Responder

      Buenos días Adri.

      Es una pregunta bastante genérica como para que pueda ser respondida fácilmente, ya que la cuestión depende de la naturaleza tanto del bien como de la carga que tenga afecta. El caso más típico y que imagino le afecta es el de adquirir un inmueble con una hipoteca previa al concurso. Si ese es el caso la respuesta es que no, el bien no se adquiriría libre de cargas. La hipoteca quedaría pendiente, y aunque usted no sería el prestatario del crédito tendría que afrontarlo si no quiere que le ejecuten el bien. Con la mayoría de garantías y avales que afectan de forma única a un bien concreto pasa lo mismo, siempre y cuando se trate de cargas previas al concurso de acreedores.

      Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*